Oscar Coach | ¿Te has preguntado…¿Cómo me sienta…
Si tú cambias....Todo cambia
Coaching Personal, Coaching Ejecutivo, Coaching acompañado por Caballos, Coaching de Equipos, Coaching Sistemico
16020
single,single-post,postid-16020,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

¿Te has preguntado…¿Cómo me sienta…

28 nov ¿Te has preguntado…¿Cómo me sienta…

Hace unas semanas una amiga me comentaba que cada día le costaba más acudir al trabajo. Estuvimos hablando sobre el tema y me comentó los motivos. En un momento de la conversación le pregunté:

‘¿Cómo te sienta esa relación?’

Ella sorprendida me dijo: ‘No entiendo tu pregunta’

Le propuse que, al igual que en las relaciones sociales, familiares, de pareja, etc, podemos preguntarnos cómo nos sienta la relación que tenemos con tal o cual persona, también lo podemos hacer con el trabajo, o con cualquier otro aspecto o circunstancia en nuestra vida que nos provoque emociones o nos genere estados emocionales. Incluso podemos hacernos la misma pregunta ante determinada emoción o estado emocional propio.

¿Cómo me sienta esta relación con mi trabajo, con mi inseguridad, con mi depresión, con mi angustia…..?

Las relaciones no son sólo con las demás personas, lo son también con otros aspectos de nuestra vida, incluso con nosotros mismos. A veces incluso preguntarnos cómo nos sentimos en la relación con nosotros mismos puede facilitarnos un alto grado de autoconocimiento y puede ayudarnos a mejorar el ‘cómo queremos ser’.

Evidentemente es más fácil contestar a:

¿Cómo me sienta la relación con mi padre, mi madre, mi pareja, mi compañer@ de trabajo, mi jefe….?

Son personas, y entendemos generalmente que las relaciones las tenemos con las personas. Aún así, podemos ‘personificar’  cualquier otro aspecto de nuestra vida o de nosotros mismos que nos facilite la respuesta.

Una vez identificamos, con uno o varios adjetivos, cómo nos sienta una determinada relación, podemos preguntarnos:

‘¿Qué necesito o necesitaría para que esa relación deje de sentarme así?’

A partir de ahí decidir qué acciones llevar a cabo para finalizar o modificar esa relación tóxica para que no nos siga sentando como hemos definido con anterioridad, ya sea con una amistad, un trabajo, una molestia física, un jefe, un familiar, la pareja, una depresión….

Al final se trata de querernos y respetarnos a nosotros mismos. En ocasiones se llega a situaciones que no deseamos por no haber sabido decir ‘NO’ o por no haber expresado cómo nos sentimos ante determinado hecho.

Hay personas que les cuesta muchísimo decir ‘NO’, valorarse o hacerse respetar. Ello no imposibilita que consigan llegar a hacerlo. Simplemente han aprendido de una determinada manera, haciendo ‘ejercicio’ se consigue volver a respetarse.

Lo importante es empezar a respetarnos. Como dijo un día alguien…

“El peor de todos los pasos es el primero. Cuando estamos listos para una decisión importante, todas las fuerzas se concentran para evitar que sigamos adelante. Ya estamos acostumbrados a esto. Es una vieja ley de la física: romper la inercia es difícil. Como no podemos cambiar la física, concentremos la energía extra y a si conseguiremos dar el primer paso. Después el camino mismo ayuda.”

Sin Comentarios

Comentar