Oscar Coach | La Visión y la Misión en la Empresa
Si tú cambias....Todo cambia
Coaching Personal, Coaching Ejecutivo, Coaching acompañado por Caballos, Coaching de Equipos, Coaching Sistemico
15821
single,single-post,postid-15821,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

La Visión y la Misión en la Empresa

07 oct La Visión y la Misión en la Empresa

Hace unos días comentaba con un compañero de trabajo la importancia que la Misión, Visión y Valores de una empresa estuvieran alineados con los de los trabajadores y equipos de trabajo que la forman. La conclusión final fue que difícilmente una empresa evoluciona y se mantiene consolidada en el mercado si éstos no coinciden.

Cada vez más, los departamentos de RRHH, hacen hincapié en este aspecto. Saben de la importancia de la motivación del empleado respecto de los objetivos de la empresa y cómo llevar a cabo los mismos.

Sin embargo, y por desgracia, hay empresas que no valoran este aspecto y se rigen por objetivos cortoplacistas, piensan que cualquier persona es válida para ocupar una vacante de puesto de trabajo en la empresa y no potencian ni la gestión de equipos, ni la implicación de sus trabajadores, dejando escapar muchas veces talentos que no han valorado o no han querido valorar.

Siempre he pensado, y también hay estudios al respecto, que cualquier persona, estando motivada y reconocida en su trabajo, dará el 110% en la realización de sus funciones. Tomará el proyecto no sólo como un objetivo de la empresa si no como propio. Y no hay nada más imparable que una persona  100% motivada en la consecución de una meta, y menos imparable aún si es un equipo el que está motivado.

De ahí la importancia de la alineación entre la misión, la visión y los valores de una empresa y la de sus empleados y equipos de trabajo.

Cuanta más divergencia menos posibilidades de conseguir los objetivos marcados por la empresa, incluso habiendo pasado cien filtros SMART para saber si es viable.

En un proceso de Coaching de Equipos es uno de los puntos fuertes para crear una mayor unión de los trabajadores que forman un equipo, de la relación entre equipos de trabajo, de los equipos de trabajo con la empresa y de los empleados con la empresa.

La implicación del trabajador es básica. Así como también lo es que los responsables de la empresa sepan transmitir cuál es su misión y visión. Escuchar cualquier idea, comentario o sugerencia de sus empleados, atreverse a pensar diferente, no creer que un paradigma es una realidad o un dogma de fe.

Si quieres que tus empleados estén motivados explícales por qué haces lo que haces, para qué lo haces y la importancia que tienen ellos en la consecución de ese objetivo. Hazles partícipes del “Unas veces se gana y otras se aprende”, que sean responsables del resultado cualquiera que este sea. Y sobre todo….. potencia la alineación de la visión y misión de todas las partes.

Y aquí es donde interviene el Coaching de Equipos.

Una empresa es como un reloj. Su maquinaria está compuesta por un montón de piezas y engranajes, todas ellas son las que permiten saber qué hora es. Su correcto funcionamiento, sincronía, compensación y colaboración redundan en la consecución del objetivo final.

El Coaching de Equipos está pensado para:

  • Cuando la maquinaria del reloj no acaba de encajar, hay divergencias o está mal engrasada.
  • Cuando hay piezas que sienten que no encajan en la ubicación que tienen dentro de esa maquinaria.
  • Cuando hay piezas que intentan realizar funciones de otras.
  • Cuando hay piezas que no se fían del trabajo de otras (no saben delegar)
  • Cuando hay partes del engranaje que se mueven asíncronamente respecto del resto.
  • Cuando los dientes de los engranajes no coinciden en grosor, en tamaño o en ambos.
  • Cuando la Visión del reloj es “Ser el reloj más preciso del mundo” y la de algunas piezas es  “Ser un Reloj”, o viceversa.
  • Cuando la Misión del Reloj es “Marcar el transcurso del tiempo con precisión y claridad, dentro de un diseño sencillo, atrevido y elegante ” y el de algunas piezas es “Dar la hora” ”, o viceversa.

Así pues, si queremos una mejor y mayor productividad, fijémonos en que todos los trabajadores estén realmente en el mismo barco y que remen en la misma dirección. De lo contrario el barco navegará a la deriva sin llegar nunca a su objetivo.

Sin Comentarios

Comentar