Oscar Coach | La Mente es Cuántica
Si tú cambias....Todo cambia
Coaching Personal, Coaching Ejecutivo, Coaching acompañado por Caballos, Coaching de Equipos, Coaching Sistemico
15828
single,single-post,postid-15828,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

La Mente es Cuántica

21 oct La Mente es Cuántica

Después de años de investigación y experimentos, se ha podido llegar a la conclusión que nuestro cerebro es cuántico. Encontrareis bastantes artículos en internet sobre este tema, algunos de ellos muy interesantes.

Independientemente de que para nuestra mente no exista presente, pasado y futuro, así como que se viva y se sienta exactamente igual algo vívido como algo imaginado, lo verdaderamente importante es cómo este funcionamiento de nuestra mente condiciona y puede condicionar nuestro comportamiento. Cómo nos limita y cómo nos puede potenciar a la vez.

Todas las personas, en algún momento u otro de sus vidas, han visto condicionado su comportamiento por situaciones del pasado o incluso por pensamientos sobre algo en concreto que no tienen ningún tipo de sustento real, es decir, nuestras “queridas” suposiciones.

La química y la cuántica de nuestra mente es muy poderosa, tanto para potenciarnos como para dañarnos. El principal problema de todo esto es que la mayoría de pensamientos que tiene el ser humano son negativos. El pensamiento negativo nos lleva a respuestas negativas y a comportamientos y acciones que acompañan a estas respuestas. Incluso en ocasiones nuestro propio inconsciente nos lleva a realizar acciones o decir palabras que tendrán una respuesta de otra/s persona/s que supondrán un castigo para nosotros y la necesidad posterior de pedir perdón (quizá es eso lo que buscamos). Es decir, de alguna manera provocamos una situación para que X persona reaccione de manera negativa hacia nosotros (puede ser para obtener un castigo por otra cosa que hemos hecho incluso a otra persona) y luego pidamos perdón y de alguna manera indirecta nuestro “pecado” quede redimido al obtenerlo. El problema es que en algunas ocasiones el perdón que estamos necesitando no es por la acción que hemos provocado inconscientemente. El resultado es que en ocasiones hacemos daño a personas que no tienen nada que ver con el motivo por el cual nos estamos castigando. Pero bueno, eso es entrar en terreno de la psicología y yo no soy el más indicado para hablar del tema.

El motivo por el que me he decidido a escribir este post es por el potencial que tiene que nuestro cerebro sea cuántico. Cuando decimos “Querer es poder”, estamos abriendo y allanando el camino para que lo que deseamos sea posible. Si nos armamos de preguntas negativas y respuestas del tipo “¿Y si no sale bien?”,  “es imposible”, “¿Y si no puedo hacerlo?” nos estamos limitando y dando argumentos para no hacer algo que realmente queremos hacer.

Cambiar ese habito no es tarea fácil y menos en las personas que están acostumbradas a pensar que todo les saldrá mal. Normalmente las personas que tienen pensamientos negativos en raras ocasiones consiguen lo que quieren ya que sus acciones (contaminadas por los pensamientos negativos) los encaminan hacia no poder hacer lo que desean. Por otro lado también está el cortoplacismo en el que viven esas personas, es decir, ante algo que requiere un esfuerzo, una toma de decisiones o un cambio en su vida, prefieren no moverse ya que no tienen la seguridad de que salga bien y deciden obtener la recompensa inmediata que no es otra que al no pasar nada malo (por si se equivocan en la elección o por si les sale mal) no sufren las consecuencias y obtienen un bienestar inmediato (ficticio). Pero ojo…tampoco consiguen el premio de lo que desean.

Aprovechar el potencial de la cuántica de nuestra mente nos abrirá muchas puertas, nos allanará muchos caminos, creeremos en nuestras posibilidades y conseguiremos nuestro objetivo o el cambio que deseamos. De hecho, visualizar el objetivo como conseguido sin haberlo conseguido todavía es una “herramienta” que usan muchos deportistas de élite y que les da un “extra” de cara a conseguirlo.

No debemos tener miedo cuando queremos algo. Focalizarse en que saldrá bien, en que lo conseguiremos predispondrá nuestras acciones conscientes e inconscientes hacia su consecución. No nos pondremos zancadillas para evitar intentarlo por si fracasamos y de este modo no sentir dolor por no haberlo conseguido.

¿Estás seguro que quieres renunciar a tus sueños?

¿Quieres seguir “estar siendo” de una manera cuando quisieras “ser” de otra?

La lucha contra nosotros mismos es el principal escollo para conseguir lo que deseamos.

Creer en que es posible y en que seremos capaces nos da más alas que ciertas bebidas energéticas y todos nuestros pensamientos y acciones irán encaminados hacia su consecución, retroalimentándonos y fortaleciéndonos durante todo el camino.

¿Quieres?…. PUEDES!!

Sin Comentarios

Comentar