Oscar Coach | Érase una vez…
Si tú cambias....Todo cambia
Coaching Personal, Coaching Ejecutivo, Coaching acompañado por Caballos, Coaching de Equipos, Coaching Sistemico
15851
single,single-post,postid-15851,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

Érase una vez…

12 nov Érase una vez…

ÉRASE UNA VEZ…

¿Cómo nos puede ayudar un cuento a salir de nuestra zona de confort? Hoy leía un artículo  que me recomendó Concha Hidalgo (www.conchacoach.com) en el que habla de cómo los cuentos de nuestra infancia despertaron nuestra imaginación y creatividad, nos enseñaron cómo superar retos, dificultades y procesos de adaptación a los cambios. También, de paso, forjaron los cimientos de nuestros valores. Ya de adultos, cualquier cuento de la infancia, así como más de un libro de aventuras, puede ayudarnos a ser valientes y salir de nuestra zona de confort cuando queremos conseguir un objetivo o realizar un cambio en nuestra vida ya sea a nivel personal o profesional.

¿Qué hay detrás de cualquier cuento?

Joseph Campbell define una estructura narrativa común en las narraciones de los cuentos populares. Según esta estructura podemos hacer los correspondientes paralelismos de los momentos, circunstancias, emociones y comportamientos que tenemos los adultos en los procesos de cambio, crecimiento y mejora.

¿Qué beneficios tendrá leer un cuento desde los ojos de un@ niñ@?

Algo que deberíamos practicar con más asiduidad es a ver el mundo desde los ojos y la mente de un niño. Curiosidad, atrevimiento, espíritu aventurero, ganas de aprender cosas nuevas, no dar cosas por supuestas, hacernos preguntas tan simples que de adultos se nos pasan por alto, ponerse en la piel de otro (disfrazándonos de piratas, indios, espadachines, princesas…), capacidad de ver el mundo desde otro punto de vista (un metro por debajo del nuestro)… Hay muchas  cosas de cuando éramos niños que nos dan un potencial enorme y que no estamos aprovechando, y lo mejor de todo es que son capacidades que no hemos perdido.

¿Cómo podemos trasladar eso a nuestros procesos de cambio, crecimiento y autoconocimiento?

Los cuentos nos muestran escenas, momentos, situaciones, comportamientos, miedos, motivaciones, sueños, etc. que podemos extrapolar a nuestra vida diaria.

Podemos, con la estructura que define Campbell, saber qué momentos vamos a vivir y qué emociones vamos a sentir en la consecución de nuestra meta o proceso de cambio y eso nos ayudará, porque de algún modo podemos prever lo que nos espera en el camino.

Nos encontraremos con:

La Realidad: cómo somos, dónde nos encontramos, qué nos rodea, qué estamos tolerando…

La Toma de Consciencia: de ese algo que queremos cambiar o mejorar, las ganas de cambiar o simplemente de ese ronroneo que todos hemos tenido más de una vez que nos dice que algo no funciona. En definitiva…”¿Quiero ser cómo estoy siendo?”

El Rechazo: a esa toma de consciencia (un ataque de ego de nuestra zona de confort). Buscamos motivos (que no dejan de ser burdas escusas) para no cambiar nuestra vida ordinaria y no salir de nuestra zona de confort porque nos da miedo lo desconocido y preferimos la comodidad de nuestra “mierdecilla” en la que estamos aposentados (al fin y al cabo es nuestra mierdecilla) y postergar o pensar que es algo pasajero o un aire que nos ha dado.

La Revelación: ¿quién no ha tenido una conversación, a veces por casualidad, que de algún modo te ha llevado a recordar ese ronroneo?, o  esa situación que has visto en otras personas que es la misma o muy parecida a la que estás viviendo y que has dejado “aparcada”. Situaciones que nos llevan a darnos cuenta que efectivamente….”No ha sido un aire o algo pasajero”

El Primer Paso: después de muuuuultiples dudas y miedos daremos ese primer paso, vacilante y temeroso que no sabe muy bien dónde apoyarse.

El Camino: Ese que recorreremos en nuestro proceso de cambio, de mejora, de consecución de un objetivo. Ese que nos llevará a desfiladeros angostos que nos angustiarán. Ese que nos llevará a la cima de una colina dónde tendremos una mejor perspectiva. Ese que nos conducirá a un cálido y tranquilo valle. Ese que nos hará disfrutar de momentos de adrenalina inmersos en los rápidos de un rio. Ese que nos refrescará con las impresionantes vistas de una cascada. Ese que nos descubrirá posadas dónde conoceremos y compartiremos conocimientos y vivencias con otras personas. Ese que nos llevará a castillos con multitud de pasadizos secretos. Ese, que finalmente, nos conducirá a la puerta de nuestro Tesoro. En ese momento sólo tendremos que cruzarla y conseguir aquello que hemos perseguido durante el camino.

El Regreso: Y después de haber conseguido nuestro Tesoro, regresaremos al lugar de donde hemos partido. Y veremos que nuestra zona de confort es mayor, tiene (como dirían los yankees) unos acres más. Nos daremos cuenta que hemos aprendido y adquirido muchas herramientas que no sólo nos han servido para conseguir nuestro objetivo o nuestro cambio, si no que también nos van a servir para nuevos  viajes y aventuras.

¿Para qué nos servirá?

¿Has visto alguna vez a un niño jugando?

¿Has visto alguna vez los ojos de sorpresa y emoción de un niño cuando ve algo desconocido y que le gusta?

¿Has visto la curiosidad con la que se acercan a un animal por primera vez?

¿Has visto cómo chapotean en los charcos?

¿Has visto la cara que ponen la primera vez que se suben a un columpio?

¿Has visto su sonrisa al correr por la playa?

Ya sé que has visto más de una vez esos momentos, pero… ¿lo has observado con detenimiento? ¿Has visto su sonrisa, su curiosidad, su atrevimiento, sus ganas de aprender y disfrutar? Y sobre todo… ¿sus ganas de vivir?

Atrévete a convertir en aventuras tus retos, tus objetivos, tus procesos de cambio… mirándolos desde los ojos de un niño. Pon una aventura en tu vida y conseguirás lo que te propongas.

Os dejo el enlace al artículo en el cual me he basado para escribir el mio… http://elpais.com/elpais/2015/11/04/eps/1446649030_381033.html

Sin Comentarios

Comentar