Oscar Coach | el elefante y el guía
Si tú cambias....Todo cambia
crecimiento personal, coaching
16050
single,single-post,postid-16050,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

El elefante y el guía

15 mar El elefante y el guía

  • ¿Te lo has pensado bien?
  • ¿Estas segur@?
  • ¿Y si….?
  • ¡Ves con cuidado!
  • La cosa está muy mal, no sé si es buena idea
  • Mejor quédate con lo que tienes, es más seguro
  • ¿Estás loc@?!!!,
  • A X persona no le va a gustar.

 

Estas, entre otras frases, nos las dicen o nos las decimos en momentos de cambio personal  y/o profesional, nuevos proyectos, relaciones de pareja, amistad, familiar…. Es un “sabotaje” bien del entorno o bien de nosotr@s mism@s. La seguridad, ser aceptad@s, mantener una imagen, un status, contentar a alguien, etc. acaban con bastantes de nuestros sueños, proyectos y procesos de cambio.

El ser humano por naturaleza es un ser social y familiar. Tiende a buscar la aceptación, el reconocimiento y ser querido. Durante milenios hemos evolucionado y las creencias, conductas sociales, de reconocimiento familiar, de pareja, etc. han ido haciendo que tendamos a contentar a terceras personas y al entorno social de cara a obtener amor y reconocimiento. A ello hay que añadir que nuestro cerebro reptiliano tiende a buscar la seguridad y salir de la zona de confort no le gusta mucho.

A nivel cerebral nuestro cerebro también ha ido evolucionando y dispone de tres cerebros diferenciados y vinculados. El hipocampo es el más reciente y el que nos facilita la capacidad de elección, y a la vez el que lo racionaliza más todo. El límbico es la parte emocional y el reptiliano el que se encarga de las funciones corporales más básicas y el que nos permite y ha permitido sobrevivir.

Con el paso de los milenios, la evolución religioso-cultural y la cada vez más compleja y rica relación social del ser humano, el hipocampo ha ido tomando mayor presencia en detrimento del límbico. Cada vez más, la parte racional ha ido castrando a la parte emocional impidiendo en muchos casos la consecución de sueños, proyectos y objetivos de la persona. Frases como las expuestas al principio de este post son muy comunes en conversaciones con nuestro entorno más cercano y con nosotr@s mism@s. La carga socio-familiar es muy fuerte y nuestro ego y sus múltiples máscaras también tienen algo que decir sobre ello.

Utilizando una metáfora, podríamos decir que nuestra esencia es un elefante y nuestra parte racional es el guía que va sentado encima guiándolo. Los tamaños, hace milenios, eran los que corresponden a un elefante y a un humano, pero con el transcurso del tiempo ese elefante ha ido empequeñeciendo a expensas del crecimiento de la racionalidad, el miedo, la necesidad de aceptación, etc .

La consecuencia es que hoy en día los tamaños se han invertido  y nuestro elefante (la esencia y las emociones) tiene el tamaño de una persona y el guía (la racionalidad, el qué dirán, las costumbres,  lo que se supone que debemos ser y obtener…) es como un elefante. Y claro…el peso del guía es demasiado para el elefante.

El guía inicialmente nació para dirigir al elefante por caminos “seguros” y con la mayor efectividad posible hacia los deseos del elefante. Sin embargo en la actualidad hay demasiados “peros” a cualquier expresión de los deseos del elefante que provienen del guía.

Para realmente conseguir lo que deseamos no basta con que el elefante pueda sacudirse al guía y volver a ser él mismo, si hiciera eso lo más probable es que no llegara muy lejos en la consecución de sus objetivos. Hay que revertir el proceso evolutivo para permitirnos ser y permitirnos conseguir lo que deseamos en nuestras vidas.

Evidentemente de la noche a la mañana esto no se consigue, son muchos milenios de evolución. Lo importante, quizá, sea ser consciente de los comportamientos y creencias limitantes que hemos adquirido, de ser capaces de determinarnos en algo “a pesar de”, de que el miedo es importante tenerlo (para algo es una de las emociones básicas) ya que gracias a él hemos sobrevivido, pero que no nos impida avanzar, que no nos inmovilice. El miedo es una alerta, un aviso, nada más que eso.

Por otro lado están los miedos, creencias y comportamientos limitantes de las personas de nuestro entorno más cercano. Nos los transmiten ante una decisión o deseo de hacer algo, conseguir un objetivo, realizar un cambio personal, social, familiar, de pareja o laboral. Incluso aunque no nos lo transmitan, nuestro ego (y las máscaras que tiene para relacionarse con cada una de las personas que existen en nuestras vidas) se encargará de ello. “Tal o cual persona no creerá en mi”, “A mi pareja, mi madre, mi abuela no le va a gustar”… Y si no lo hace él lo hará el miedo, nuestra baja autoestima o no creer en nosotr@s mism@s “Total, para qué voy a intentarlo si seguro que sale mal” o “Mejor me quedo como estoy, total no es tan mala la situación”. Resultado de ello: Resignación, Impotencia y todo lo que ello conlleva.

Castrar al elefante es castrarnos a nosotr@s mism@s, a nuestros deseos, sueños, proyectos, etc. En definitiva a nuestra esencia, lo que somos realmente y no lo que nuestro entorno más cercano, la sociedad y nuestro ego en su trepidante carrera en conseguir estima y reconocimiento quieren que seamos. Si permitimos eso acabamos viviendo las vidas de los demás, los sueños y deseos de otros. Y entonces….¿dónde quedamos nosotr@s?. ¿Nos quieren a nosotr@s o a nuestras máscaras?

Volver a conectar con la esencia es lo que nos va a permitir ser como queremos ser, obtener lo que deseamos (le importe o no a alguien más o menos cercano), dejar de mostrar una imagen de nosotr@s que al final no va con un@, quedar bien, ser quien y como se supone que debemos ser.

Si tomamos consciencia de ello, seremos capaces de expresarnos con libertad, de conseguir todo aquello que deseemos.

El guía no nació para mantener al elefante encerrado en una cárcel de oro, está para ayudar al elefante a conseguir lo que desea, a llegar donde quiere, a disfrutar con lo que hace.

Permitiéndonos ser, expresarnos libremente, dejando fluir nuestros deseos, sueños y anhelos conseguiremos ser más felices con nosotr@ mism@s, dejaremos de darle vueltas a nuestra lavadora particular y de vivir encadenad@s en continuas contradicciones.

Y bien querid@ elefante…. ¿de verdad quieres seguir encadenad@?

“Siendo la muerte una propuesta tan eterna y la vida tan increíblemente breve, pregúntate a ti mismo: ¿Debo evitar hacer las cosas que realmente quiero hacer? Ser feliz, vivir efectiva y eficientemente y amar son metas mejores y más importantes.” – Wayne Dyer

 

3 Comentarios
  • Backlinks
    Posted at 23:34h, 16 julio Responder

    100,000 Backlinks only $10,Subject to data from ahrefs.com.After paid $10 by PayPal (My PayPal:helloboy1979@gmail.com),Tell me your URL, email and comment content.I will complete the task within ten days.But It may take up to a month for the data updated from ahrefs.com.

  • Glennphync
    Posted at 23:12h, 06 enero Responder

    hi

  • Allensmary
    Posted at 14:43h, 22 octubre Responder

    Hello. And Bye.

Post A Reply to Glennphync Cancel Reply